La reducción en el presupuesto por B/. 472.4 millones al Ministerio de la Presidencia, busca eliminar duplicidad de funciones, en vista, que ocupaciones anexas a la Presidencia de la República, son desempeñadas por otras entidades y ministerios, expresó Carlos González, director de Presupuesto de la Nación del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Cuando las entidades asisten a las vistas presupuestarias en la Comisión de Presupuesto de la Asamblea Nacional, solicitan aumento, pero en esta ocasión, el Ministerio de la Presidencia solicitó una reducción equivalente al 70% de lo aprobado anteriormente por el Gabinete, destacó la autoridad del MEF.

Agregó que este ejercicio es el resultado de una comisión técnico legal que se constituyó a solicitud del ministro de la Presidencia y el propio presidente Laurentino Cortizo Cohen, para enfocarnos en lo que sería la descentralización de funciones que mantenían, pero que no eran de su competencia.

Señaló el jefe de Presupuesto, que la acción permite el reordenamiento y la reasignación de programas y actividades que son ajenas a la naturaleza de la Presidencia, evitando la duplicidad de funciones y garantizando la ejecución transparente de los recursos.

Puntualizó que la gestión conlleva reubicar más de B/.60 millones que se asignaban a la Presidencia, como transferencias descentralizadas y programas, y que entidades como la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología e Innovación, la Autoridad de Innovación Gubernamental, la Comisión de Desarrollo Sostenible, entre otras, se reubicarán por razones sectoriales, en las entidades a través de las cuales van a recibir esos recursos.

“Esto estaría rigiendo en el nuevo presupuesto a partir del primer día hábil del 2021 y estas entidades pasan hacer parte de otras instituciones y ministerios del Estado, integrándose a las funciones naturales que la ley les otorga. Definitivamente un proceso de reordenación, de burocratización” resaltó Carlos González.

Es normal que las entidades aspiren a más recursos, pero el 2021 será un año diferente, producto de una Pandemia que tendrá la disponibilidad de los recursos corrientes del Estado, por debajo del nivel pronosticado, concluyó González.