Panamá debe tener prudencia frente a la crisis, un perfil de deuda favorable y un proceso de reactivación gradual tomando en cuenta el tema sanitario, para que se mantenga como una de las economías más dinámicas de la región, manifestó Eloy Fisher, Secretario General del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Las declaraciones de Fisher, se basan en la evaluación que realizó recientemente la Calificadora de Riesgo Moody´s a la República de Panamá y que vaticina que la economía tiene la capacidad para crecer 4.5% en 2021.

Agregó que la agencia internacional en su estimación también tomó en cuenta factores como: la fortaleza económica y fiscal, susceptibilidad de riesgos que tiene la economía y reglas e inducciones.

Puntualizó que el gobierno está comprometido con un manejo prudente y conservador de las finanzas, que procura balancear la crisis sanitaria con la recuperación económica.

Además, el país con una economía de servicios diversificada que ha sido creciente contra los choques externos que han ocurrido producto de la crisis y un perfil de deuda favorable.

En relación al Presupuesto General del Estado para el 2021, mencionó que el mismo está enfocado en las prioridades del Plan Estratégico del Gobierno, pero manteniendo presente que lo más importante es resistir el Covid-19, a sus secuelas, potenciar la recuperación económica y enfrentar los choques adversos en contra de la economía y el empleo.