El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) a través de la Dirección de Bienes Patrimoniales del Estado, participó en la destrucción de 850 armas de fuego decomisadas con procesos judiciales concluidos, diligencia realizada en la sede de la Policía Nacional de Panamá (PNP).

Con esta incautación, la actual administración gubernamental destruyó un total 2,642 armas de fuego ilegales, y es la cuarta retención que se realiza durante el último año, logro que permite seguridad y paz social a los ciudadanos.

Las armas sacadas de circulación por la acción policial y judicial quedan en custodia del MEF, quien tiene la responsabilidad de trabajar interinstitucionalmente con la Policía Nacional para destruirlas, explicó Orlando Barría, director de Bienes Patrimoniales del Estado.

“La destrucción de las 850 armas de fuego, de distintos calibres, impide el mal uso de las mismas en detrimento de las familias panameñas”, destacó Barría.