Con la finalidad de mitigar el impacto del Covid-19 en la economía y apoyar a las micro, pequeña y mediana empresas en la reapertura de operaciones como en mantener el mayor número posible de empleos, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) presentará a la Asamblea Nacional de Diputados tres anteproyectos de alivio fiscal.

El director de la Dirección General del Ingresos (DGI) del MEF, Publio De Gracia, señaló que la estrategia de alivio fiscal consiste en un régimen especial para el Impuesto sobre la Renta para la micro, pequeña y mediana empresas que tiene como finalidad traer un ahorro importante de aproximadamente 8.2 millones de balboas a más de 137 mil contribuyentes de los cuales 80 mil son personas naturales y 56 mil son personas jurídicas, es decir las empresas.

El impulso dirigido a este sector de la economía panameña busca crear un impuesto escalonado de acuerdo al ingreso de los que declaran 500 mil balboas al fisco nacional, destacó el director de la DGI.

De Gracia, agregó que el régimen especial para ayudar a las micro, pequeñas y medianas empresas, traerá un alivio tributario tomando en consideración que el año 2020 será difícil no solamente para este sector, sino para todos los panameños, por lo que el gobierno panameño realiza esfuerzos para darles esta oportunidad.

Otra de las medidas es la extensión del pago del impuesto sobre la renta cuya fecha de vencimiento es el próximo 17 de julio, pero debido a la situación actual y por petición de muchos sectores de la economía nacional, se llegó a la decisión de extender el pago hasta el 31 de julio.

También se presentará a la Asamblea Nacional el proyecto de ley de Pronto Pago, que consiste en premiar con el 10% de descuento a aquellos contribuyentes que, teniendo la capacidad de pago, cancelen la totalidad de sus impuestos en los próximos tres meses a partir de la promulgación de la ley.

Además, el Consejo de Gabinete aprobó extender la Amnistía Tributaria para aquellos tributos que son antes de la pandemia. El mismo se había hecho del 30 de junio de 2019 al 29 de febrero de 2020, en su primera etapa, pero esta nueva extensión será hasta el 31 de diciembre de 2020 para darle a los contribuyentes un tiempo justo para cumplir con sus obligaciones, concluyó el director de la DGI.