Con el objetivo de robustecer la confianza del público apostador en las carreras, se logró adecuar el laboratorio del hipódromo Presidente Remón “porque no vamos a permitir prácticas ilícitas”, expresó el secretario ejecutivo de la Junta de Control de Juegos (JCJ), Manuel Sánchez, al inspeccionar las instalaciones del sitio de apuestas con su equipo de trabajo.

La JCJ pudo constatar que el laboratorio fue equipado con insumos de última generación, para detectar sustancias prohibidas que les suministren a los caballos, con el fin de afectar el resultado de las carreras.

Sánchez destacó que Panamá es cuna de los mejores jinetes del mundo y no se puede permitir que algunos preparadores dañen la hípica panameña con prácticas ilícitas.

“Tenemos especialistas en químicos, capacitados en el exterior para operar el cromatógrafo, aparato que se utiliza para el análisis de muestras”, agregó Sánchez.

Además, se inspeccionó que la empresa administradora del hipódromo, Hípica de Panamá, esté cumpliendo con los compromisos pactados en agosto del año pasado, con el propósito de mejorar las instalaciones.

El mantenimiento de las gradas, reparación del techo, adecuación de los servicios sanitarios y cielo raso, mejoramiento de la pista e iluminación, acondicionamiento del elevador, designación de personal de seguridad para los comisarios, son algunos de los trabajos que la empresa se comprometió a realizar.

Por su parte, Lucas Alemán, directivo de Hípica de Panamá, destacó los logros alcanzados como: el excelente equipamiento del laboratorio y el mejoramiento de la pista.

Alemán expresó su satisfacción con el trabajo que realiza la empresa con la JCJ y anunció la creación de un parque para niños, en las instalaciones del hipódromo.

El personal de la JCJ identificó avances en algunos compromisos y tareas aún pendientes que deben ser culminadas, a más tardar, el 31 de marzo, de acuerdo con los términos pactados.

Las apuestas brutas en el hipódromo suman un total de 260 millones 461 mil balboas, en los últimos cinco años.