Optimizar la competitividad, diversificar la economía, fortalecer el sistema educativo y las habilidades de la fuerza laboral, mejorar la calidad institucional y lograr un desarrollo territorial equilibrado, son algunas de los desafíos que debe enfrentar Panamá para mantenerse como un país de alto ingreso, según los economistas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Los retos que debe enfrentar el país se obtuvieron del estudio “Panamá: Desafíos para consolidar su desarrollo”, un diagnóstico de la situación económica y social presentado por el economista en jefe del BID en Panamá, Carlos Garcimartín al equipo técnico de Programación de Inversiones y Políticas Públicas del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Las Direcciones de Programación de Inversiones y Políticas Públicas del MEF, participan en la elaboración del Plan Estratégico de Gobierno 2019-2024 (PEG).

El análisis realizado por el BID sirve de base para diseñar la ruta que le permitirá al país sostener el dinamismo de su economía, lograr una mayor modernización del aparato productivo e incorporar a ciudadanos y territorios que han quedado rezagados.

En base a los desafíos identificados en el estudio, los técnicos del MEF podrán proponer medidas de políticas en el PEG 2019-2025 en sectores como trabajo, bienestar, agua y saneamiento, competitividad, educación, logística y transporte, turismo, energía, ciencia y tecnología, salud y administración de justicia.

Para el BID, Panamá cuenta con activos importantes como el conglomerado logístico, la fortaleza financiera y la estabilidad macroeconómica que brinda confianza a los inversores, además de la seguridad, la conectividad estratégica y el aspecto cosmopolita que ha adquirido la ciudad de Panamá, entre otros.