Unas 6,180 armas de fuego y sus componentes, utilizadas para cometer delitos, fueron sacadas de circulación y destruidas en 14 meses, de acuerdo con la Dirección de Bienes Patrimoniales del Estado del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

“El objetivo es garantizar seguridad y paz social a los ciudadanos y que estas armas letales no causen daño a la ciudadanía panameña. En conjunto con el Ministerio de Seguridad, hoy se llevó a cabo la destrucción de 830 armas y es la séptima ceremonia realizada en 14 meses”, destacó Blanca Eskildsen de Garrido, subdirectora de Bienes Patrimoniales del Estado, durante la actividad.

Yaneth Santamaría, jefa del Departamento de Avalúos y Descartes de Bienes Inmuebles, detalló que las armas destruidas son producto del narcotráfico, homicidio, pandillerismo y esta acción es una labor importante para el país.

A la Dirección de Bienes Patrimoniales del Estado y a  la Contraloría General de la República, una vez destruidas las armas, les corresponde procesar y enterrar los residuos y documentar el procedimiento realizado para que repose en los expedientes.