Frente a la desaceleración económica desde 2011, aumento del desempleo e informalidad, cuentas por pagar acumuladas y una baja en la recaudación de impuestos, generada por la pandemia Covid-19, el Gobierno capta recursos en los mercados de capitales para proveer liquidez a la economía panameña, manifestó el ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander.

Explicó que la estrategia ha sido redefinir el presupuesto del Estado para salvar vidas y sostener los programas de ayuda social, ordenar las finanzas públicas y captar recursos para enfrentar la caída de ingresos del Estado que al cierre del año alcanzarán los B/. 3,000 millones.

Con esta finalidad, ayer se realizaron tres colocaciones de bonos por un total de 2,575 millones de dólares. Se emitió un nuevo bono con vencimiento en 2032 por 1,250 millones de dólares con un rendimiento de 2.252% (el más bajo en la historia de Panamá a este plazo).

Además, con las reaperturas del bono con vencimiento en el 2060 se obtuvo 1,000 millones de dólares, con un rendimiento de 3.28% y con la Nota local 2026 la República de Panamá accedió a 325 millones de dólares, negociadas con un rendimiento de 2.77%.

La decisión de salir al mercado de capitales es parte de una estrategia financiera, reiteró el ministro Alexander, quien, a su vez detalló que en medio de la crisis que atraviesa no solo Panamá, sino el mundo “debemos tratar de inyectar la mayor cantidad de recursos al país, tomando en cuenta que en los próximos años hay que atender, con prudencia, a una deuda que sea sostenible”.

La reacción del mercado fue extremadamente positiva recibiendo ofertas por cerca de 10,000 millones de dólares, reafirmando la confianza de los inversionistas en Panamá y la administración del presidente Laurentino Cortizo Cohen. Los principales compradores de los bonos panameños provienen de Estados Unidos, Europa y Asia.

El objetivo de estos esfuerzos es manejar la crisis sanitaria, social y financiera de la mejor forma posible.