La estrategia de transformación institucional 2024 de la Dirección General de Ingresos (DGI) del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), tiene la meta de mejorar la administración tributaria y ser una institución facilitadora que devuelva la confianza a los contribuyentes.

Este mensaje compartió el ministro del MEF, Héctor Alexander, acompañado del viceministro de Finanzas, Jorge Almengor y del director de la DGI, Publio De Gracia, al recibir en el salón Guillermo Ford, a una delegación de consultores del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El ministro Alexander aseguró que es importante ir más allá del cumplimiento de una programación, es imprescindible lograr una recaudación alineada con la estrategia financiera, en beneficio de la población.

Por su parte, el director de la DGI expresó que “luego de varias semanas de trabajo los representantes del FMI conocieron nuestra realidad, cuál es el camino a seguir y el legado que queremos dejar como dirección de ingresos”.

La DGI cuenta con un diagnóstico en el que se identifican las debilidades y los retos, enfocado en la recaudación eficiente, sin aumento de impuestos, desarrollado con el apoyo del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), el FMI y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Las acciones ejecutadas por la DGI, durante los últimos ochos meses, generan frutos. “Hemos estimado que, para diciembre del presente año, tendremos importantes avances en materia de modernización para beneficio de los contribuyentes”, destacó el funcionario.

De Gracia, destacó que, en enero de 2020, por primera vez en 13 meses, se cumplió con las estimaciones de ingresos al recaudarse B/.525 millones, lo que corresponde a un superávit del 3.8% frente a la meta presupuestada.

De igual manera, en relación a la recaudación de Ingresos Tributarios de enero de 2020, la misma alcanzó la cifra de B/.397.7 millones, mostrando un aumento de B/.17.1 millones (4.5%), en comparación con lo recaudado en el mismo periodo del año 2019.

En comparación con la meta presupuestada, sin documentos fiscales, los Impuestos Directos superaron la cifra presupuestada por B/.26.7 millones, que en valores porcentuales corresponde a 17.5%.