La subsecretaria de la Unidad Administrativa de Bienes Revertidos (UABR) y la Dirección de Asentamientos Informales del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot),  fijaron un plazo de 24 meses para atender la legalización de los asentamientos informales ubicados en las áreas revertidas.

Apoyarán en la agilización de los procesos de tenencia, la Autoridad Nacional de Tierras (Anati), el Ministerio de Salud (Minsa), el Registro Público y el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), quienes desempeñan un rol clave para sacar el trabajo adelante, expresó el subsecretario ejecutivo de la UABR, Esteban Ripoll.

Recientemente, las comunidades de La Bendición y La Prosperidad, ubicadas en Kuna Nega, con más de 400 familias en circunstancias de asentamientos informales, fueron visitadas por un equipo interinstitucional de la UABR y del Miviot para conocer la situación de sus residentes.

Ripoll señaló que con estas inspecciones se busca transparencia en los procesos, evaluar y conocer el aspecto social de cada familia, ya que presentan casos de deserción escolar, lo cual es determinante para mejorarles su condición de ilegales, aportándoles a su vez un grado de confianza al presentarse en sus viviendas.

La UABR está a la espera de informes elaborados por Sinaproc y el Minsa que revelarán las condiciones de seguridad y salubridad de las dos comunidades.

La solución habitacional que se otorgue a los moradores en condición de asentamientos informales, dependerá del respeto al marco legal y a los procedimientos de cada institución involucrada en el desarrollo que permita culminar el trabajo exitosamente, destacó Ripoll.