La Ley de Amnistía Tributaria, “es amplia, única e irrepetible, y hay que aprovecharla para saldar sus cuentas pendientes, porque en los próximos cinco años no habrá oportunidades”, expresó el director Publio De Gracia, de la Dirección General de Ingresos (DGI), en reunión sostenida con la junta directiva de la Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC).

En el diálogo, De Gracia señaló que la Amnistía vence en febrero de 2020 y a partir de dicha fecha, la institución tendrá que ejercer sus obligaciones constitucionales, utilizando las medidas que la ley le permite para realizar los cobros de aquellos que insisten en no cumplir con el fisco.

El director de la DGI, comunicó que, a partir de enero del próximo año, las evasiones fiscales cuyos montos sean mayores de 300 mil balboas, serán consideradas como un delito con penas de cárcel.

Añadió que “nuestro país es uno de los estados que más defraudación fiscal registra en el mundo y disminuir eso es un gran reto para nuestra administración tributaria. Para ello se requiere de una institución moderna, colaborativa y que ayude, pero también tenemos la obligación de hacer cumplir la ley”.

Según De Gracia, se ha dado un primer paso para que juntos podamos reactivar la economía y se trabaja con prioridad en la reglamentación de los cambios aprobados a la ley de intereses preferenciales, que permitirá a miles de panameños aplicar a un financiamiento hipotecario y a la vez, apoyar el desarrollo del sector de la construcción”, indicó De Gracia.

En estos momentos las recaudaciones están por debajo de lo presupuestado y sin entrar a señalar culpables, hay una realidad: “estamos por debajo 20% en las recaudaciones, por lo que hay que aprovechar esta Amnistía que ayudará al Gobierno a mejorar su flujo de caja, y a los contribuyentes disminuir sus cargas impositivas en concepto de multas, recargos e intereses. Todo ello contribuirá para que las cosas puedan mejorar paulatinamente”, concluyó el director de la DGI.