Varias áreas revertidas del Pacífico, Arraiján y el sector de Chivo Chivo, son evaluadas para desarrollar proyectos de reforestación a través de un trabajo institucional entre la Unidad Administrativa de Bienes Revertidos (UABR) y el Ministerio de Ambiente, en coordinación a su vez con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), para que impacten positivamente en su funcionamiento.

Conforme a la necesidad de preservar el ambiente, Fernando Paniagua, secretario ejecutivo de UABR, dijo que la actual administración evalúa posibles proyectos de reforestación cuya ejecución se vería reflejada a largo plazo.

El trabajo institucional tiene entre sus objetivos, resarcir las acciones de poda y tala de árboles enfermos que viene realizando el Departamento Técnico de Infraestructura Pública de la UABR, en beneficio de la seguridad de los habitantes, transeúntes y la propiedad privada relacionada a las áreas revertidas.

La labor de la UABR radica en respetar las áreas protegidas destinadas a ser resguardadas por su uso de suelo, en virtud de ello recientemente la entidad donó a la Ciudad del Saber 20 hectáreas para reserva forestal, puntualizó Paniagua.

Adicionalmente, la UABR tramita el traspaso de 21 lotes que ocupan 25.5 hectáreas que serán incorporados a la reserva forestal del Cerro Ancón

Al  revertir las tierras a Panamá, 60,615 hectáreas fueron reservadas para protección ambiental y 11,000 de ellas para reforestación.